Reparación y Restauración de Pianos

Es muy larga de enumerar la lista de situaciones con las que se enfrenta un técnico de pianos al hacer un servicio: un marfil despegado, una cuerda rota, una nota que se queda y no regresa, un martillo que bambolea, la presencia de polilla en paños o maderas, los ruidos en los pedales, son sólo algunos de los motivos que impulsan a nuestros clientes a consultarnos para realizar una restauración.


Contexto y Recomendaciones

Los pianos de nuestro país suelen ser muy antiguos y por lo general no se los atiende con la constancia que se debería. Así como un auto exige algo más que nafta y aceite para durar, el piano necesita de un servicio técnico que mantenga sus piezas y cambie las que se han deteriorado para poder sacar el máximo provecho musical, evitar ruidos molestos y lograr mantener el peso, el toque y la buena respuesta a los cambios dinámicos y de velocidad en la ejecución.

Una vez al año deberíamos hacer un servicio al registro del instrumento. Debido a su uso y el desgaste que éste ocasiona, la respuesta dinámica durante la ejecución cambia las medidas originales que le fueran asignadas en fábrica. Medidas como la distancia del martillo a la cuerda, el escape, la altura del teclado, el atrape post-ejecución, el drop o caída en el piano de cola, la resistencia de los resortes —en especial el de la barra de repetición en el piano de cola—, son sólo algunas de las tantas variables que se deben tener en cuenta a fin de mantener el toque de cualquier instrumento, tanto viejo como nuevo.


Algunos de los Trabajos que realizamos:

También realizamos trabajos más complejos de restauración con herramientas idóneas y materiales importados, especialmente fabricados para los fines requeridos. Por ejemplo, restauramos clavijeros que no sostienen las clavijas, martillos desgastados, tablas armónicas que tiene las costillas desencoladas, mortezas del teclado que no sujetan correctamente las teclas, resortes que debido al paso del tiempo están dañados y no resisten a su trabajo o directamente están rotos, entre otros problemas estructurales del piano. Basta señalar que son más de 40 los pasos a seguir para acondicionar un piano en lo que se refiere al registro una vez recuperadas las piezas que requieren reparación o restauración. Lograr que todas las partes armonicen es un arte que requiere mucha dedicación, paciencia y, por supuesto, conocimientos idóneos y las herramientas necesarias. Es un trabajo que se debe realizar en conjunto con el pianista.

El técnico-afinador debe saber interpretar sus necesidades: del trabajo mancomunado surgen los mejores resultados.